«Mientras trabajaba en FLEXSE, nos inspiró la filosofía de la pequeña casa. La forma elíptica del edificio permite maximizar la usabilidad del espacio interno. Es importante tener en cuenta que el edificio es adecuado para su uso en cualquier época del año».

Alina Chereyskaya. Arquitecta y socia del estudio SA lab.

Siguiendo con el artículo anterior, queríamos mostraros más diseños de viviendas bioclimáticas y nos basamos en un ejemplo fuera de España. El concepto de sostenibilidad está a la orden del día y también se ha asentado dentro de las casas modulares. Es una alternativa asequible y fácil de conseguir. Poseen las mismas garantías y beneficios que el resto de hogares, ya que se rigen por la misma normativa y además sin comprometer la calidad de vida de sus ocupantes. Dentro de este tipo de edificaciones, se puede elegir el material constructivo y los revestimientos definitivos. Además, podemos tener en cuenta que sea una vivienda completamente sostenible. 

Hay casas modulares de todo tipo, las de madera se caracterizan por su peso sutil y ligero que solo son sobrepasadas por las de PVC. Está la opción de utilizar madera reciclada o de explotación sostenible y se caracteriza por ser un material que actúa como gran aislante térmico. 

El acero

Trata de un material completamente sostenible y que no requiere casi cuidado. Perfecto para la fabricación en cadena y gran aislante térmico. Es probable que el acero sea el material más adecuado para un planteamiento contemporáneo y fresco. 

Este artículo va a desarrollar una tipología de viviendas “tiny house”, centrándose en una edificación que se ubica en Rusia.

Interior «Tiny house»

La vivienda se encuentra en San Petersburgo, Rusia, y se trata de una “tiny house” diseñada bajo parámetros sostenibles y proyectada por el estudio de arquitectura Smart Architecture Laboratory (SA lab). Los modelos varían de 10,5 a 30,5 m2. Es un módulo compacto y del año 2019. 

La edificación

Esta clase de edificaciones surgen como un rechazo a los espacios tan grandes en los que vivimos. Se trata de un movimiento social que promueve reducir el área de las viviendas, llegando a un máximo de 50m2. Son construcciones pequeñas pero flexibles que se adapta a la vida de los ocupantes. Es un modo de vida más sencillo y abierto a las zonas comunes. 

Cuanto más grande es una vivienda es más costosa a nivel constructivo, de instalaciones, cuidado y saneamiento. Por esta razón cada vez son más personas que se suman a este modelo de residencia. No solo se genera un menor gasto, sino que la huella ecológica se reduce considerablemente y los usuarios disfrutan de mayor libertad a la hora de moverse o cambiar de ciudad. Y todo ello sin condicionar la comodidad y la calidad del espacio interior.

Sistemas tecnológicos avanzados

Se trata de ambientes multi-funcionales que integran sistemas tecnológicos avanzados para el ahorro del espacio. Este movimiento social propone cambiar el modo de vida sedentario por un nuevo tipo de ciudadanos-nómadas que evita que las personas se sientan obligadas a permanecer en una ciudad durante toda su vida, por lo que ofrece la posibilidad de estar en constante movimiento por varias localidades. Esto genera aspectos muy positivos como la vida en zonas públicas que originan vínculos con las personas próximas, desarrollando y favoreciendo la vida en sociedad en todos sus aspectos.

Planta y sección de la vivienda.

El acogedor habitáculo ha sido llamado Flexse y se trata de una vivienda modular prefabricada. Uno de los valores añadidos es que está construida en su totalidad con materiales reciclados y se produce en la fábrica. Transporte y montaje rápido y fácil en el mismo terreno donde se vaya a situar. 

«El módulo se puede ensamblar en partes en el sitio y consta de materiales 100 por ciento reciclables», dice SA Lab. Durante los meses de bajas temperaturas es agradable y cómodo cocinar y relajarse. Mientras que en los periodos calurosos, el buen tiempo invita ha hacer vida en el exterior. Los arquitectos maximizan la superficie aprovechable haciéndola transformable para diversos contextos funcionales. 

Base de inspiración

Los proyectistas toman inspiración de las típicas casas de barbacoa escandinavas. El primer modelo, de 30,5 m2, es una caseta para hacer barbacoas en invierno. Aunque tiene multitud de desempeños como vivienda, sauna, quiosco móvil, cafetería, galería, sala de reuniones, oficina etc. El módulo podrá ser ubicado tanto en el campo como dentro de la periferia de la ciudad. Esto conlleva que la estructura dependiendo del terreno (urbano o suburbano) se colocará sobre una cimentación diferente: losa de hormigón, pilares de metal etc.

Los compradores

Estos podrán elegir entre varios acabados y materiales, además de escoger el entorno, por lo que personalizan íntegramente su manera de vivir, adaptándolo siempre a sus necesidades. Se puede ubicar como un edificio aislado o como dentro de uno ya construido. 

La funciones

La versatilidad de las funciones, los materiales, sistemas constructivos, tamaño etc. hacen de esta arquitectura una solución de diseño óptima en el contexto en el que nos encontramos hoy en día. 

«La estructura se puede colocar sobre diferentes cimientos: losa de concreto, pilares de metal, etc., lo que permite colocarla en las áreas más remotas, incluso en el agua. El módulo se puede personalizar por dentro y por fuera: hay varios tipos de materiales de acabado disponibles para elegir «.

El prototipo

El prototipo original presenta una planta ovalada con un techo inclinado a un agua. Revestida, tanto en su interior como exterior, de franjas de madera verticales. El interior simula un diseño minimalista, decorado con muebles sencillos y anexo a ellos una parrilla abierta al ambiente interior que otorga calor y confortabilidad gracias a la luz naranja que desprende. 

En la fachada, una ventana de sección circular y puertas acristaladas permiten el paso de luz natural. Además posee instalaciones de paneles solares en el tejado, que el usuario podrá retirar cómodamente si así lo prefiere.

Como conclusión de este artículo, apostar por este tipo de construcciones bioclimáticas aportan un valor añadido a las edificaciones además permite al cliente diseñar su vivienda como desee, eso genera un mayor interés por parte del comprador ya que el diseño va a ser según sus necesidades y criterios.

Si te interesan este tipo de artículos, encontraras más en Municipios Rentables.