Seleccionar página

El Coronavirus ha cambiado completamente nuestras vidas, nos ha aislado a cada uno en nuestras casas, con suerte, cerca de nuestros familiares. Su nombre viene de COVID, enfermedad causada por coronavirus y 19, por el año en el que comenzó.

Ya sabemos que se propaga muy fácilmente a través de las gotas que salen de nuestra boca o nariz al toser, estornudar, hablar…, es decir, a través del contacto, por lo que es muy importante respetar las medidas de confinamiento para frenar la curva de contagios.

Las medidas restrictivas están a la orden del día, ya que con un virus nuevo como con el que nos hemos encontrados, la población no tiene inmunidad lo que hace que el contagio sea muy fácil.

Todos hemos visto fotos de las grandes ciudades vacías, las más turísticas sin una sola persona, y la verdad es que impresionan, pero, ¿qué pasa con los pequeños pueblos de la España olvidada? También se han quedado vacíos y sin vida aparente, o por el contrario, se han llenado de veraneantes que escapaban asustados de las grandes ciudades.

Pequeños municipios que ahora tienen que luchar contra el virus además de con la constante necesidad de hacer encajar sus ajustados presupuestos para llevar a cabo las acciones necesarias. Normalmente con una alta tasa de población envejecida a la que hay que proteger de forma más cuidadosa.

Pueblos que hacen lo que pueden para contribuir a frenar la curva, pero que muchas veces son olvidados en el abastecimiento de productos sanitarios, dando preferencia a urbes más grandes.

Valdelosa, en Salamanca, ha creado dos fosas a la entrada del pueblo para desinfectar las ruedas de los coches antes de entrar al municipio, de esta manera se reduce la carga viral, además de poder controlar la cantidad de personas que entran y salen.

Otro gran ejemplo es el de Castrillo de la Guareña, un pueblo de 125 habitantes en Zamora ha contribuido a donar 6.000 euros a la sanidad pública,  más de un 5% de su presupuesto total, contribuyendo con un gran esfuerzo a paliar los efectos económicos.

Todos están poniendo su granito de arena, cada uno con lo que más puede dependiendo de sus circunstancias. Si luchamos unidos será más fácil, todos contamos, lo importante es sumarse a la lucha y seguir el ejemplo de estos pueblos, cada uno en su medida.

Desde Municipios Rentables también queremos contribuir con acciones para que la situación se estabilice cuanto antes, por ejemplo, dondando Walkie Talkies a Valcecilla para que se puedan comunicar con la UCI.