Seleccionar página

Fotografía de rtvcyl.es

Juan Mateo, ciudadano de Íscar ha ideado un sistema que permite reducir la carga vírica en las personas en forma de cabina. Este “escudo” está fabricado con materiales como el acero para que otras empresas puedan reproducirlo sin grandes costes económicos.

El creador asegura que no es una cabina profesional pero ayuda a disminuir la carga vírica cuando se entra y sale de un sitio determinado pulverizando la solución necesitada. Actualmente se encuentran mejorando el diseño aunque ya les han contactado diferentes empresas para reproducir el invento.

Por otro lado, un vecino, también del municipio de Íscar se encuentra  fabricando mascarillas de protección ocular con una impresora 3D ayudando a reforzar la protección en los ojos y zonas de mucosas para los colectivos que las necesiten.

Son dos iniciativas totalmente altruista que llevan a cabo para combatir la lucha contra la propagación del virus.