Seleccionar página

Aceros de Hispania, donde solo trabajan tres personas se ha convertido en todo un reto para dar respuesta a los más de 65.000 clientes repartidos en más de cien países.

Fue creada en el pequeño pueblo de Castelserás, Teruel, donde con 815 habitantes solo ha necesitado a tres grandes emprendedores para crear un negocio on-line a nivel mundial. Su fundador, Ricardo Lop destaca la cercanía y transparencia, además de afirmar que lo importante es emprender con una buena idea, vengas del sitio que vengas.

En el año 2015 se alcanzó una facturación de 800.000 euros que se divide entre la gran variedad de productos que ofertan: navajas, espadas, dagas e incluso armas detonadoras (sin incluir la munición).  Por su parte, prevén subidas para estos años, ya que cada vez el negocio va ganando popularidad sobre sus competidores. 

Una de las claves para su éxito, según lo afirman sus integrantes es su fuerte posicionamiento y ofrecer productos de calidad. También premian el mailing y el boca-oído como grandes favorecedoras de su situación. Ha sido tal el empujón que ha supuesto a la economía que se considera uno de los motores de la comarca.